La fumigación es un proceso químico el cual te ayudará a desaparecer cualquier tipo de plaga; insectos, roedores y otros animales, son diversas las especies que pueden llegar a invadir tu casa al igual que los motivos, los cuales pueden ir desde el tipo de suelo, el clima y la higiene del lugar.

Es por ello que los tipos de fumigación también tiene que ser distinto pues, lo que funcione de forma letal para algunas plagas, no funcionará para otras.

Dentro de los tipos de fumigaciones que existen son:

Polvo
Este método solo se utiliza en puntos estratégicos y no visibles, donde además no exista mucha humedad ni bajas temperaturas. Gracias a su capacidad de adherencia no se suspende en el ambiente.


Líquido
Requieren un rociador especial que imprima la presión y colocación correcta del químico en lugares de difícil acceso.


Gel
Se utilizan en diminutas cantidades debajo de equipos electrónicos matando los insectos a los pocos minutos ya que no puedes colocar otro tipo de producto en ellos.


Gas
Se utiliza un método de nebulización al interior de un inmueble, combate insectos voladores logrando que el producto llegue a todos los rincones.

Respecto a este procedimiento, debes preguntar el grado de toxicidad para que puedas tomar precauciones oportunas con tus mascotas y niños pequeños.